«El hombre de los puños de hierro» (2012): Infravalorado debut del rapero RZA como director.

Lo más seguro es que si vas a ver esta película, o hayas oído hablar de ella, sea por su argumento de venta “Quentin Tarantino presenta…” – yo mismo por ejemplo–, por lo que lo típico para empezar a “criticarla” sería relacionar esta película con la filmografía de Tarantino. Y no. Aquí es productor. Su nombre está para vender. Pero es inevitable fijarse en los aspectos en común y en los pequeños homenajes a éste. La tipografía de los títulos de crédito sin ir más lejos.

Dejemos a Tarantino a un lado con todo el respeto que se merece, y centrémonos en El hombre de los puños de hierro. Aquí, un Russell Crowe con sobrepeso ofrece la metáfora perfecta en su primera aparición. En esta escena – evitaré los spoilers –, el bueno de Russel desenfunda una navaja poco inusual como el nombre de su personaje perfectamente indica: “Jack Navaja”. Ésta, es un arma de doble filo. Rectifico. Ésta es un arma de cuádruple filo. Es la navaja suiza perfecta de la guerra. Aparentemente tiene una forma y un diseño atractivo e insólito; pero en cuyo interior se oculta lo mejor. Ya lo veréis.

raccord_de_barba_el_hombre_de_los_puños_de_hierro

Esta metáfora es bien sencilla y El hombre de los puños de hierro es igual que el arma de Crowe. Por fuera se viste como algo tradicional, violento y más que visto en cientos de películas de artes marciales orientales; pero que por dentro todo es mucho más complejo. En la parte visible de la película además de la violencia, la acción infinita y las peleas épicas, se sitúan también sus fallos, es decir, su propio doble filo. Cabe destacar en estos aspectos su director novel, el rapero RZA – al que conoceréis por su aparición en la serie Californication –, quien junto al director y guionista de Hostel, Eli Roth, escriben esta historia. Los fallos típicos de un principiante, unido a que éste no es su trabajo oficial, están más que latentes en la primera película de RZA, y sobre todo en la primera parte de ésta. Todo empieza muy típico y tópico. Ambientación, historia, un protagonista humilde y herrero, artes marciales al más puro estilo chino, y diálogos frívolos y nada sorprendentes. Igualmente destaco como inexperiencia el predominio de la voz en off en la primera mitad del metraje. La voz en off es un recurso que tiene que cuidarse al milímetro ya que en el cine predomina lo visual frente a lo auditivo. El buen uso de esta técnica se emplea para grandes escenas introductorias (véase en El Señor de los anillos) o como recurso cómico (véase en la serie Arrested Development).

Casualmente cuando se deja de abusar de la voz en off, la barba de nuestro baremo empieza a crecer a toda velocidad. Se descubre todo perfectamente sin dejar dudas iniciales y se organizan todas las piezas del puzzle para la acción final. Es la parte oculta del arma de “Jack Navaja” que comentaba antes. Esta parte oculta de El hombre de los puños de hierro destapa un gran guión centrado en la historia de los tres personajes principales que se ven envueltos en un mismo objetivo general, pero a la vez, cada uno tiene su propio objetivo personal que resolver. Es decir, no son nada planos. Por otro lado, los personajes secundarios también brillan por sí mismos. Lucy Liu tiene su propia escena de combate desahogándose de su final en Kill Bill; y hasta el luchador Dave Batista lo hace más que notable en su papel de tipo duro – nunca mejor dicho, ya que su personaje tiene la capacidad de transformarse en metal –. ¿Nos habrá descubierto RZA un nuevo Dwayne Johnson?

raccord_de_barba_el_hombre_de_los_puños_de_hierro02

Además, en esta parte de El hombre de los puños de hierro se esconde una realización y un montaje frenético, y sobre todo, y como no podía ser de otra forma, destaca su increíble banda sonora. RZA aporta un genial toque anacrónico a la película a base de hip hop y rock.

Un último consejo – sobre todo para aquellos que la critican y que le ponen  mala nota en portales de cine tipo IMDb –: no os la toméis en serio. Parece frívola, pero todo forma parte de una misma parodia – sin ser de humor – que rinde homenaje a las grandes cintas de artes marciales. Homenaje, con guiño incluido a Bruce Lee y su escena de los espejos en Operación Dragón.

En fin, simplemente siéntate y goza con el tercer acto como lo hice yo.

raccord_de_barba_puntuaciones_03_barba_tres_dias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s