«Live Life Dearest» (2013): Una película del mundo para el mundo.

Nada más terminar de ver Live Life Dearest y reordenar mis pensamientos, enseguida se me ha venido a la mente una cuestión más allá del significado de la película: cuántas películas, cuántas series, cuántos cortometrajes o cuántas producciones en general se perderá una persona al morir. Incluso los cinéfilos y los amantes de las series. Habrá gente que morirá sin ver El Padrino, gente que morirá sin saber por qué el final de Perdidos creó tanto revuelo, pero sobre todo, ¿cuántas personas morirán sin disfrutar de producciones tan pequeñas, pero a la vez tan necesarias e imprescindibles como esta Live Life Dearest?

No todo lo que estrenan en las salas o lo que nos llega al cerebro a través de espectaculares tráilers representa el mundo del cine. Tampoco me refiero a las películas independientes que se estrenan en las pequeñas salas de cine. Hay un cine más independiente que lo independiente; un cine “oculto” más allá de lo comercial dispuesto a ser mostrado al público, y a la vez increíblemente atractivo desde el punto de vista cinematográfico. Algunas de éstas, incluso no se exhibirán fuera de la pantalla de edición de un ordenador. Son historias que pocos podrán contar, o que jamás serán contadas. Las producciones audiovisuales son infinitas y seguramente no habréis oído hablar de Live Life Dearest, y posiblemente – ahora ya no porque estáis leyendo su crítica – nunca lo hagáis. Pero existen. Y de qué manera.

El colombiano Juan Diego Escobar nos explica de manera poética, casi filosófica, este cine “oculto”. Nos narra mediante metáforas la función esencial y las características del cine. No solo de éste, si no de cualquier tipo grabación audiovisual. Y para ello utiliza una especie de original crowfunding en el que en vez de intervenir económicamente en la producción, intervienes donando un vídeo casero grabado en 8mm. La unión de todos estos vídeos enviados desde diferentes partes del mundo (Francia, Inglaterra, España, Italia, Holanda, Colombia, Argentina, Japón, Corea del Sur y EEUU) forma el montaje final de la película. En otras palabras, una película hecha por el mundo.

raccord_de_barba_life_live_dearest

Hasta ahora, tenemos descrita la parte visual de la película sobre la cual, a través del poder de sus imágenes, se construye la base de Live Life Dearest. Sin embargo, sobre esta base se cimienta un edificio más complejo todavía. En primer lugar, añadimos los pilares de la narración y los textos reflexivos en off. Como ya he comentado en otras críticas, la voz en off es un recurso muy delicado para mí. Se tiene que saber utilizar a la perfección para que aporte algo efectivo a la película. Y ésta, lo consigue a la perfección narrando unos poemas melancólicos y filosóficos que junto a las imágenes forman una amalgama audiovisual perfecta. La voz en off nos ayuda a seguir atentos a la narración audiovisual, ya que en muchas otras cinas de cine experimental y filosófico – véase el Gerry de Gus Van Sant, o El árbol de la vida de Malick – se le da el 100% del poder a la imagen con secuencias infinitas. En estos casos tu mente se aleja de la pantalla por unos segundos, y en esta película, la voz en off te atrae a su mundo. No quiere que te alejes de él.

No quiere que te alejes de él porque te están contando algo importante. Algo que quieres que sepas. Los poemas de Live Life Dearest te cuentan una bonita metáfora: el paso del tiempo y las relaciones humanas a través del cine. El cine es el medio por el cual nunca olvidaremos nuestra vida, nunca olvidaremos nuestros recuerdos. Recuerdos que siempre los podrás tener a tu alcance. Los tuyos e incluso los de personas que jamás verás. Todo está al alcance del cine. Porque como nos dice el cine a través de la voz en off de la película: “soy el pequeño dios de estas cuatro esquinas”.

raccord_de_barba_life_live_dearest_02

Y por último, pero no menos importante, añadimos también a esta estructura el pilar de la música. Ésta es imprescindible y elegida de forma perfecta. Hipnótica. Acorde con el texto y la imagen.

En fin, sin ninguna duda, para aquellos que seguís el cine experimental y el cine filosófico – y la literatura –; os recomiendo que no os perdáis esta sensacional y significativa Live Life Dearest. Un recuerdo que no será fácil de eliminar.

raccord_de_barba_puntuaciones_04_barba_cuidada

Tráiler:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s